Mal de muchos, consuelo de perdedores

Producir no es lo único que te recuerda el entorno que debes hacer.

Socializar.

¿Recuerdas esa pantalla que perdiste del videojuego de terror que es tu vida? Pues el entorno quiere que compartas tus pantallas con las de otras personas.

Y aquí tampoco vuelven. A veces ni te agradecen haber aparecido en sus cochambrosas vidas. Cruzas continuamente tu tiempo con el de otras personas solo porque te han dicho que así debe ser.

Tardas, pero te das cuenta de que duele el doble gastar tu tiempo con chusma. Si lo pierdes por ti, pues bueno, cosas que pasan. Pero si lo pierdes por haber creído que invertías tiempo en alguien que merecía tu atención…

Qué valor.

Es como que no solo no has utilizado ese tiempo para tu propio beneficio sino que encima otra persona ha disfrutado de tu presencia, tu atención y tu tiempo.

No se trata de ser egoísta. Pero si no andas regalando el dinero, ¿por qué regalas el tiempo?

El tiempo no vale oro. El oro es bisutería china al lado del tiempo. De hecho, con el precio del oro no puedes hacer nada, pero al tiempo se le pone precio al firmar un contrato. Y el precio de ese contrato puede depender de ti. Pero, para que dependa de ti tienes que dejar de tirarlo y aprender a transformarlo en beneficios. De nada te sirve ser la persona que más sabe de cuentos si tienes la nevera vacía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s