El drama de ceder

¿Te has parado a pensar alguna vez cuántas veces has decidido ceder en la vida?

Quizás seas de esas personas que como yo, cede absolutamente en todo. Es decir, en tu ámbito laboral y personal, y hasta cuando vas por la calle… ¡coño! ¡¡¡Qué coñazo!!! ¡Y vaya la redundancia!

Estoy harta de ceder en todo y no saber decir “no” o levantar la voz cuando me dé la real gana. Terminas hundiéndote en un ceder a la vida continuo y se acabó. Digamos lo que molesta cuando sea así y no callar por cobardía o por evitar alguna movida. ¿Tan hipócritas somos que callamos por seguir la vertiente de la gente?

Digamos “No” cuando no nos apetezca algo o cuando nos parezca que así debe ser. ¿Por qué siempre asentir y dar el sí por quedar bien o por no ir contracorriente?

En está vida de rebaño de ovejas, que todas van en una dirección por no quedar mal, por no destacar o por no ser apartado de una sociedad de mierda, levantemos el alma para no ceder a esta mierda de vida hacia la que nos dirigimos y saber lo que queremos en cada momento.

El ceder en esta vida se va a acabar. Y todas esas ovejitas, os podéis ir a…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s